expreso

Óscar Valdés: “El Perú está enfermo de corrupción” 14/12/2014

Pese a las graves acusaciones de la exprocuradora Yeni Vilcatoma, el ministro de Justicia Daniel Figallo parece inamovible. ¿Figallo puede permanecer en el Gabinete sin dañar la gobernabilidad en estos últimos meses de gestión humalista?

No le hace nada bien al presidente Ollanta Humala ni al Gobierno que el ministro Figallo permanezca, luego de estas ‘fallas’ denunciadas por la exprocuradora. Cuando uno se hace una herida, debe remediarla de inmediato porque si se deja la herida abierta, esta se desangra de a pocos. El Gobierno en estos últimos dos años ha dejado muchas heridas abiertas. Eso le está haciendo daño y le va a pasar la factura. Pienso que el ministro debe dar un paso al costado. Si bien no ha tenido supuestamente una falla legal, como trata de demostrar, al decir que en ningún momento ha dicho algo expresamente sobre el tema Martín Belaunde Lossio (MBL), a mí me parece que el hecho de conducir una reunión de esa naturaleza y demostrar un falta de liderazgo al permitir que un subordinado lo grabe y le tenga que reprochar algunas cosas, demuestra que el ministro no está haciendo una buena labor.

–¿Cuál es el motivo de la terquedad del Presidente al insistir en el respaldo a Figallo?

La única explicación es que cada día hay un mayor enfrentamiento con la oposición y lo que la oposición recomienda es tomado como cuestión de vida o muerte por el Gobierno. Un presidente debe saber escuchar los reclamos de la oposición, no todo lo que pide la oposición es malo y darle la razón a la oposición tampoco es malo.

–¿Cómo observa el papel del Congreso luego de la presentación de Figallo ante el Pleno?

El Congreso demuestra un nivel bastante bajo. Se llega a los insultos cuando esto se ha podido hacer de una manera más alturada. Se ha podido demostrar que el ministro ha cometido una inconducta, un despropósito, sin necesidad de llegar a los agravios ni a los gritos. Si bien la oposición puede tener razón en la conducta del ministro, me parece que la forma en la que se conduce el Congreso no es la más adecuada.

–A la presidenta del Congreso se le cuestiona no haber aún agendado la moción de censura presentada por la oposición. ¿Comparte esas críticas?

Por el bienestar del Gobierno, sería conveniente que se dé la censura este lunes. Los peruanos nos venimos preocupando hace más de un año de los casos López Meneses, Orellana y MBL. ¿Y los problemas importantes? Incorporar a la formalidad al 70% de los peruanos, la reorganización del Estado, la seguridad ciudadana, la desaceleración económica. Hace unos días Angloamerican renunció a Michiquillay y nadie la ha dado bola a esa noticia tan importante para el país. Para este lunes ya debería terminarse con esto con la votación de la censura.

–¿Qué opinión tienen acerca del desempeño de la Contraloría ante la denuncia presentada por Yeni Vilcatoma?

Algo que se debe mejorar es el trabajo de la Contraloría, que no ha tenido una actuación oportuna en los casos de corrupción de las regiones. La Contraloría tiene sus aspectos técnicos, pero la primacía de la realidad demuestra que este tipo de actitudes tan valientes de la exprocuradora es la que tenemos que felicitar. El Perú está enfermo de corrupción y gente valiente es la que va a enfrentar esto. A los procuradores hay que apoyarlos. Ellos defienden al Estado peruano en el corto, mediano y largo plazo.

“Reposición de Vilcatoma sería saludable”

–¿Yeni Vilactoma debería volver a la Procuraduría?

Sería un acto muy saludable la renuncia del ministro y la reposición de la exprocuradora. Eso fortalecería mucho el papel de las procuradurías en el país y fortalecería la lucha contra la corrupción. La ciudadanía vería con mucha simpatía que el Presidente tome esta decisión.

–¿Qué sensación tiene cuando ve al presidente Humala eufórico y a punto de perder los papeles cuando le preguntan sobre MBL?

Pienso que los peruanos que queremos intervenir en política debemos dejar de lado las viejas prácticas de financiar campañas electorales con dinero proveniente de cualquiera. Cuando uno financia campañas con dinero negro, esos señores que han puesto el dinero comienzan a aprovecharse de la situación y hacen cosas indebidas para recuperar su dinero. Ahí está el fondo del asunto. Para los comicios de 2016 debería darse una ley que ordene que mes a mes se den a conocer los ingresos y egresos de las campañas de los partidos políticos. Debemos ponerle el cascabel al gato.

Por: Emilio Grillo Lobatón
Fuente: Diario Expreso