larepublica3

Nadine ha ido ganando poder en el gobierno progresivamente

La esposa del presidente Ollanta Humala ha tenido participación en el gobierno desde el inicio. César Villanueva dijo que renunció por su intromisión en temas que no le competían, como el salario mínimo, pero lo cierto es que, desde antes, ha venido ejerciendo su influencia.

Una mañana, el entonces presidente del Consejo de Ministros Óscar Valdes salía de su oficina ubicada en el lado derecho de Palacio de Gobierno cuando vio que dos ministros de su gabinete abandonaban la oficina de la primera dama, Nadine Heredia.

La primera reacción de Valdés fue de sorpresa. “¿Qué hacen acá?”, preguntó.

Los ministros respondieron que habían sido convocados por Heredia.

Valdés entendió (no sin razón) que aquella era una preocupante señal. Estaba en desacuerdo con que sus ministros coordinaran directamente con Heredia pasando por encima de su autoridad. Reaccionó de dos formas. Primero, conversó con Ollanta Humala. El Presidente entendió su molestia. Y segundo, reunió a todos los ministros y les prohibió conversar con Heredia. Les dijo que si volvía a ocurrir algo similar, renunciaría.

Por cierto, los dos ministros que provocaron el impasse todavía forman parte del gabinete. El ex premier prefirió no revelar sus nombres para no “echarle más leña al fuego”.

Valdés ocupó el premierato siete meses y medio. Asegura que su relación con el presidente Humala siempre fue correcta, muy franca, y que no tuvo mayor contacto con Heredia. “Tuve reuniones muy esporádicas con ella. Nos respetábamos”, añade.

Además, comenta que durante su gestión intentó imprimirle a la PCM un manejo técnico. Finalmente, dio un paso al costado porque el gobierno decidió pedirles a los sacerdotes Miguel Cabrejos y Gastón Garatea mediar en el conflicto por Conga. Valdés, entusiasta impulsor del proyecto minero, no estaba de acuerdo.

Según el ex premier, la decisión de recurrir a los religiosos se tomó en el círculo más cercano a Humala, “en el que, desde luego, está Nadine Heredia” junto a otros nacionalistas.

POCO A POCO

A la luz de la salida en falso de César Villanueva de la PCM, Valdés reconoce ahora que la reunión de los dos ministros con Heredia era un “atisbo” del actual método de trabajo en el gobierno, en el que –como lo reconoce el titular del MEF, Miguel Castilla– la primera dama ocupa un lugar decisivo junto a su esposo y el gabinete.

Las personas entrevistadas para esta nota coinciden en lo siguiente: Heredia ha ido ganando presencia en el Ejecutivo progresivamente.

Tuvo una participación destacada en el proceso de elaboración del primer plan de gobierno, el de la gran transformación. Y cuando Humala ganó las elecciones, conformó un equipo (integrado entre otros por la actual jefa de la Sunat, Tania Quispe) encargado de “filtrar” los currículos que llegaban de posibles candidatos a ocupar cargos públicos.

Cercanos al gobierno destacan su cercanía con Castilla. El ministro llegó a la esfera de la pareja presidencial el 2011 mientras se preparaba el traspaso de régimen. Humala pidió al MEF una persona que lo oriente en determinados temas y se terminó ganando la confianza de la pareja. Ciudadanos por el Cambio, el colectivo que respaldó la candidatura humalista, apostaba por Kurt Burneo en el MEF. La opinión de Heredia a favor de Castilla resultó clave.

Personas que han ocupado cargos ministeriales señalan que Castilla no es una persona que guste del debate político en las sesiones del gabinete. En cambio, cuando tiene reparos con alguna decisión, suele llamar a Heredia. Mantienen una comunicación fluida.

“Lo que le puedo decir, porque la conozco, es que si no se le ponen límites sus ansias de poder pueden ser infinitas”, declara una fuente cercana.

Heredia, además, es presidenta del Partido Nacionalista desde inicios de año. Con ella al mando, el Comité Ejecutivo Nacional se ha reunido en dos oportunidades. “Conversamos (con ella) sobre la coyuntura porque, en fin, somos políticos todos, pero no despachamos temas de gobierno”, sostiene el congresista y dirigente del PNP, Sergio Tejada.

“Se debería volver a instalar el pliego de la primera dama, como en los tiempos de Eliane Karp”, opina el ex premier Salomón Lerner. Sería una salida para formalizar un poder que, hoy en día, Heredia ejerce de manera informal.

Por: Enrique Patriau

ENFOQUE

Nadine, el par de Ollanta Humala

Por: Carmen González
Psicoterapeuta

Nadine y Ollanta, como pareja, tienen una relación de pares. No es la pareja tradicional donde la mujer está detrás del marido. Cuando él estuvo preso en la rebelión del sur, ella bregó para sacar a su compañero y lograr el indulto.

Lo dramático para los políticos de las otras tiendas es que con su presencia gana puntos frente a la población y como es política, carismática e inteligente el temor a la competencia es perfectamente entendible. Esto creo que explica la angustia de los políticos. Hay que recordar que la agresión es proporcional al miedo. Y ahora se observa una fuerte agresión contra Nadine.

Resulta difícil que pueda entenderse que Nadine y Humala son pares. No es par para decidir (porque no he visto que decida), sino para exponer lo que el gobierno de su marido ha decidido. ¿Que en esas decisiones ha influido su opinión? Obviamente. ¿O es que desearían castrarla para que no opine?

Siendo la única hija mujer, con un padre mucho mayor que la madre, desde pequeña debe haber sentido la admiración de sus padres y hermanos y de ahí su carisma y la facilidad con la que se mueve entre la gente.

Fuente: La República